Daily Archives: 22/09/2014

Loading
loading..
Seguidores reales o falsos

Por qué no es conveniente comprar seguidores en las redes sociales

Seguidores reales o falsosComprar seguidores para crear comunidad en nuestras redes sociales puede parecer una buena práctica, pero en realidad no lo es. Por desgracia es una moda que está empezando a crecer entre muchos community managers a la hora de trabajar el social media.

¿Qué lleva a una empresa a comprar seguidores en las redes sociales?

Muchas veces los objetivos marcados por las empresas a la hora de trabajar las redes sociales son muy altos, y es por ello, que algunas optan por comprar seguidores en algunas de las muchas empresas que hoy en día podemos encontrar para ello.

Sin ir más lejos, buscando en Google “Comprar seguidores Facebook”, nos aparecen varias empresas que se dedican a ello. Por un módico precio de 10€ podemos conseguir hasta 1000 seguidores para dicha red social.

Precios compra de seguidores

Pero como ya hemos comentado en el encabezado de este artículo, es una mala práctica. La inmensa mayoría (por no decir todos), de estos fans que hemos comprado, son perfiles falsos, creado única y exclusivamente para esa causa, muchos de ellos, ni tan siquiera tienen foto de perfil. Este quiere decir que nunca vamos a recibir interacción alguna por parte de estos usuarios en nuestra web. Nunca llegarán a visitar, no compartirán nuestro contenido ni harán “Like” en alguna de nuestras publicaciones.

Este hecho hoy en día es contraproducente. Desde que Facebook modificará su alcance orgánico, el hecho de tener muchos fans y poca interactividad con ellos, hace que nuestras publicaciones sean mucho menos visibles.

Dejando de lado los problemas que pueden generar la compra de seguidores a la hora de publicar, hay que tener en cuenta que el resto de usuarios no son tontos. Si un usuario ve que tenemos muchos seguidores, pero a la vez se percata de la poca interactividad que tenemos con ellos, sabrá que algo raro está pasando, que le estamos intentando engañar, y por lo tanto se llevará una mala imagen de la empresa. Conclusión, un posible cliente menos.

¿Cómo podemos detectar la compra de fans?

Como dice el dicho, “antes se pilla a un mentiroso que a un cojo”. Las cuentas falsas son fáciles de reconocer. Son cuentas inactivas, que muchas veces carecen de una foto de perfil, y en el caso de contar con alguna imagen son tomadas directamente de internet.

Otra forma de detectar la compra de seguidores es comprobando la cantidad total de seguidores y las interacciones de cada post/imagen publicados. Una fan page con miles de fans sería lógico que contase con decenas de “me gusta” y varias “comparticiones” en cada publicación. Si esto no es así, seguramente estaremos ante un caso de compra de seguidores.

Además, para algunas redes sociales como es caso de Twitter tenemos aplicaciones externas que delatan los seguidores falsos e inactivos con los que cuenta cada cuenta.

Un ejemplo de esta mala práctica pudo verse con la cuenta de Twitter de Mitt Romney durante su candidatura a la presidencia. Su perfil ganó 100.000 seguidores en apenas 24h. Los medios se hicieron eco de la noticia y el aspirante no hizo más que generar desconfianza entre sus votantes.

Gráfico de compra de seguidores

 Gráfico de seguidores de Mitt Romney

Como conclusión, podemos decir que a pesar de llevar mucho tiempo y esfuerzo ganar seguidores en las redes sociales, es la mejor manera. Ya que estos seguidores, podríamos calificarlos como seguidores de calidad. Siendo ellos los que han elegido ser fans de nuestras cuentas de social media es seguro que su nivel de interactividad con nuestros contenidos va ser mucho mayor, haciendo que estos tengan una mayor repercusión gracias a los “Me gusta”, “RT”, “Compartir”, etc. que puedan llegar hacer.

No deje que le engañen, y contrate un buen community manager. Si quiere saber porque debe contratar un un social media manager para su empresa, lea nuestro artículo.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background